Cuando la curiosidad mató a la joven gatita

Compartir:

0%

Quién le pedía a esta jovencita entrometida entrar en el baño sin llamar a la puerta ni nada. Descubrió que el novio de su hermana mayor estaba en pelota picada secándose el cuerpo después de la ducha y quedó fascinada con lo que vió. De lo única que se acuerda y que quedó totalmente impresionada era con el tamaño del pene del tío, y eso que la tenía bien flácida. Pero desde aquel momento no podía pensar con claridad solo tenía pensamientos impuros y muy calientes imaginando ese pene erecto. Estaba tan caliente que ya no se cortaba cuando estaba cerca de él y se ponía muy nerviosa y cachonda. Pero la tarde que se quedó a solas con él aprovechó para lanzarse y no le salió mal la jugada, se ve que el tío también deseaba el cuerpo de la preciosa hermana rubia de su novia.