La ninfómana primita está muy cachonda y quiere marcha

Compartir:

0%

Que suerte tener una primita tan guapa y viciosa que se pajea cada día como cualquier tío y siempre está cachonda. Los días que pasó en casa de su primo lo pasaron bomba, sobretodo desde la tarde que el chico se la encontró en el sofá haciéndose un solitario. Al principio el chico se avergonzó por la situación pero ella que era muy espabilada supo reconducir la situación para satisfacer su chochito caliente. Le rogó al joven que por favor le introdujera sus dedos en el coño y el chaval como hipnotizado por esos labios rosaditos que asomaban tras las braguitas obedeció todo lo que su primita le pidió.